Nadie conoce el origen de los nombres bíblicos consagrados a las grandes botellas de Champagne. Nuestra versión es la siguiente: En el momento del nacimiento de Jesús, se ofrecieron suntuosos regalos al recién nacido por los Reyes magos. Entre ellos Balthazar, descendiente de los reyes de Babilonia. Una gran botella de Champagne es el regalo excepcional para una ocasión excepcional. De ahí viene atribuir a cada continente el nombre de un rey de Persia, costumbre que en la Champagne habrían iniciado a finales del siglo XIX.
En lo que concierne al Primat, siendo el único elaborador de este contenido, hemos escogido un nombre galo-romano más cercano a nuestro terruño. Primat del latín Primat : de primer orden. Con el Melchisédech, el más grande contenido de Champagne disponible en el mundo,  hemos realizado un retorno a la tradición de Babilonia.
La Maison Drappier es la única que efectúa la toma de espuma, el removido y el degüelle individual de cada botella, de la media botella al Melchisédech. Esta técnica tradicional asegura al vino una frescor y una finura de efervescencia excepcionales.

> Descargar el PDF