En lo más profundo de nuestras cavas en Reims, en la centenarias canteras de caliza, duermen nuestras más viejas botellas. Cuvées de excepción como la Grande Sendrée o el Millésime Exception, son pulidas por el tiempo, nuestro más fiel aliado.